sábado, 12 de marzo de 2016

El Café Retiro (F.C.C.A.)

expr:id='"post-body-" + data:post.id' expr:itemprop='(data:blog.metaDescription ? "" : "description ") + "articleBody"'>
"Un cafe realmente emblematico, que nos transporta instantaneamente a la Belle Epoque de Buenos Aires y los ferrocarriles ingleses....."





Fotos: Copyright - CacciolaDesigns - Todos los derechos reservados.





El Café Retiro está ubicado dentro de la Estación Retiro, que fuera durante muchos años la terminal más importante de Latinoamérica. La confitería supo ser un clásico ciudadano.
Según cuentan, el escritor Leopoldo Lugones, antes de emprender su último viaje, tomó un café bien cargado en la confitería de la Estación Retiro. Caminó hasta el andén y subió al tren que lo llevó hacia el Delta del Tigre. Allí, en el recreo El Tropezón, se suicidó el 18 de febrero de 1938.
Luego de compartir algunos usos con prolongados cierres, el principal local gastronómico de la Estación fue adecuadamente restaurado, poniéndose en valor todos sus nobles detalles, refiriéndonos al esplendor que tuvo anteriormente. La magnífica boiserie, el parquet, un sobrio y elegante mobiliario, y la sorprendente cúpula de vitraux, de la cual pende una esbelta araña de bronce y cristal esmerilado, conservan las características de concepción original del exquisito espacio, nuevamente ganado para satisfacción de todos con el nombre de Café Café.
Junto a un servicio esmerado, este impar local realizó una serie de actividades culturales como exposiciones plásticas permanentes, presentaciones de músicos solistas y de grupos de tango, jazz o de cámara, además de proponer un taller de poesía y un espacio destinado a la lectura.
Hoy, continuando su derrotero bajo la nueva denominación de Café Retiro, mantiene la posibilidad de disfrutar de este tradicional sitio de la Ciudad de Buenos Aires, de llegada y a la vez de salida.
La tranquilidad del sitio es ideal para una cordial conversación o para una buena lectura.
Toda metrópolis que se precie tiene su Gran Estación Central de Trenes. Buenos Aires tiene tres. La de Retiro es quizás la más imponente. Tal cual el café en su interior. El Café Retiro es uno de los declarados Notables de la Ciudad. Y no hay más que conocerlo para entender que no le cabe otro adjetivo. Está ubicado dentro de la Estación de la línea Mitre y se acerca a su centenario. Data de 1915.
La Estación del Ferrocarril Mitre es la cabecera más importante de Retiro. Fue diseñada por los arquitectos Eustace L. Conder, Conder Roger y Sydney G. Follet, junto al ingeniero Reginald Reynolds, todos británicos residentes en nuestro país. Se construyó entre 1909 y 1915. El proyecto original pretendía construir la estación de tren más grande del mundo para la época, pero el inicio de la Primera Guerra Mundial modificó los planes por la dificultad de transporte de las partes que provenían de Liverpool. Si bien todo (constructores, estructuras) refiere a Inglaterra, el edificio pertenece al academicismo francés. Fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1997.
El Café Retiro tiene sus espacios bien diferenciados para todo tipo de encuentros y ocasiones a partir del mobiliario. Están las tradicionales mesas cuadradas con sus sillas para reuniones formales; mesas individuales redondas con sillas con apoya brazo para encuentros más íntimos; mesas bajas con sillones de mimbre para situaciones más relajadas; mesas altas con banquetas para jóvenes informales; y una extensa barra que recorre el área de servicios que es una isla en dentro del salón. La boiserie recubre toda el área, molduras, columnas, grandes aberturas y balcones dan un carácter único a este café de Buenos Aires. Pero, el sello distintivo del café es su cúpula de vitraux.
Al Café Retiro llegan cientos de líneas de colectivos, tres líneas de tren, micros de larga distancia y la línea C de subtes. Nadie podrá argumentar que no está bien conectado o que no sabe cómo llegar. Tomarse un café en el Retiro puede resultar una experiencia única. El trajín exterior, que anuncia la llegada de trenes o su pronta salida, es un movimiento cinético sin fin que nada tiene que ver con el clima señorial, distinguido y calmo del salón. Mucho menos con el rincón (sin igual en la ciudad) que invita a la lectura . O a una reconfortable siesta. O a revivir los versos de Homero Manzi  junto al misterio del adiós que siembra el tren…


Lateral externo del cafe, la entrada esta en uno de los accesos al Hall de la estacion.


Los ornamentos y detalles de las puertas son los originales, luego de la restauración del bar se renovó el vidriado que originalmente era biselado.


Otra vista de acceso lateral y al fondo parte del Hall central de la estacion.


Relax, entrar uno puede encontrar diferentes espacios para dispersar los momentos.


Hall central de la estacion Retiro con el nuevo piso, el que reemplazo al original lamentablemente.


Fuera del cafe, las farolas que coronaan la entrada son de una importante elegancia y belleza.


Entrada trasera que da al hall de la estacion, las puertas y sus coronamientos son los originales de la epoca.


Estas son las puertas que dan acceso desde abajo en el cafe a la escalera que nos lleva a los baños y los balcones internos en planta alta.


Las mismas poseen una singular belleza que gracias estan originales a la actualidad.


En uno de los laterales aun quedan vestigios del glorioso F.C.C.A. la verdadera creadora de la estacion y el cafe, un grabado unico en los vidrios.


Vista del interior en planta baja, el piso se recupero en su totalidad.


Las gruesas puertas de madera dividen el tumulto de la ciudad con una realidad inusual dentro del cafe, esa tranquilidad que nos deja imaginar otras epocas...



Si miramos hacia arriba veremos bellisimos balcones con las arañas originales en bronce.


El interior de la cupula deja atonito a cualquiera, con sus vitrales da lugar a la entrada de luz natural en el dia.



Hay espacios para recorrerlo en todos los rincones, cada detalle inspira aquellas epocas donde los hombres lucian galera o sombrero y las mujeres grandes vestidos....



Las columnas poseen detalles romanicos corintios en algunas.


Detalle del trabajo de la madera en las puertas.



Saliendo por una puerta interna, nos acercamos a un pequeño hall que da acceso a las escaleras que nos llevan a los baños y los grandes balcones.


Vista de las ornamentadas puertas llendo hacia el cafe.


Vista superior de la escalera que nos lleva a los baños integramente construida en marmol y piedra de diversos lugares traida de Inglaterra y Francia.



Vista del peimer descanzo y acceso a los baños y balcones.



Curioso encontrarnos con una antigua pajarera de siglo XIX, seguramente original del lugar.


En estos balcones solo accedian personajes de alta sociedad con sus mujeres para charlar y tomar un tiempo de buen te o cafe.





Vista hacia la escalera de salida.


Los pisos originales de madera pinotea recuperados en grandes porciones.


No todos los balcones esta permitido poder recorrer, nosotros tuvimos la oportunidad.






Las siguientes fotografias corresponden a el Cafe Retiro en 1915, todo el lujo y el glamour que enorgullecía a Buenos Aires...


Vista de todo el salon en el año 1915.



Al fondo una pieza que ya no existe lamentablemente, poseia la cartelera de entrada y salida de trenes para los que gustaban tomar o comer algo en el cafe saber cuando salia su tren...





No hay comentarios.:

Publicar un comentario