viernes, 30 de enero de 2015

La poderosa 1086 (F.C.O.)

expr:id='"post-body-" + data:post.id' expr:itemprop='(data:blog.metaDescription ? "" : "description ") + "articleBody"'>
"Solo admirarla, es lo que me pregunto cuando la veo, mas alla de sus datos tecnicos y su cautivante historia...simplemente recorrer sus musculosa estructura metalica y pensar todo el tiempo que vias y kilometros habra recorrido...."




Fotos: Copyright - CacciolaDesigns - Todos los derechos reservados.




Esta increible locomotora es especificamente una Beyer Peacock tipo 4-6-0, clase 10b. La misma fue fabricada en Inglaterra en 1907.
Cuando se traslado a Marcos Paz la misma fue restaurada por la Escuela Tecnica n°1 de Marcos Paz y con guia e instrucciones del mismisimo Ricardo Cal para su correcta recuperacion.



La locomotora corona la plaza de Marcos Paz frente a la estacion del F.C.O., la misma fue preparada junto a una señal de brazo y la cruz de San Andres, varios bancos y lantas de decoracion.









Ruedas y el aspecto de solidez eterna del tender.



Un hermoso y mas que oportuno cartel donde describe precisamente la locomotora.


Ni mas ni menos....




Quien pudiera volver a verla llegar.....











La compañia inglesa, fabricante de locomotoras, Beyer Peacock. Ubicada en Gorton , Manchester . Fundada por Carlos Beyer y Richard Peacock , se negociaba desde 1854 hasta 1966. Se recibió de responsabilidad limitada en 1902, convirtiéndose en Beyer, Peacock y Company Limited.











ESTE INFORME ES DEDICADO AL INOLVIDABLE "RICARDO CAL", FERROVIARIO DE VARIAS LINEAS DE LAS PAMPAS BONAERENSES Y PARTE DE "LA FRATERNIDAD".

Que fuera a mediados de la década de los 70´presidente del gremio ferroviario La Fraternidad, que nuclea a los conductores de locomotoras.
Don Ricardo fue un ejemplo de dirigente sindical que muchos hoy tendrían que imitar. Le tocó presidir un gremio que siempre fue ejemplo de disciplina gremial y en donde la política (por ese entonces) quedaba de lado, al menos de la puerta del gremio para afuera, sólo se
intervenía cuando se tocaban los intereses de los representados. Le tocó lidiar en los peores momentos de la vida institucional del país, como fue el golpe del año 1976, estando al frente del gremio fraternal encarando con firmeza y actitud (junto a otros compañeros)
la no intervención de La Fraternidad por parte de los militares.
Fue una persona honesta en todo el sentido de la palabra, ¿de cuántos hoy se puede decir lo mismo?. Vivió y murió en su casa modesta en la ciudad de Marcos Paz, siempre con
la cabeza en alto y querido por todos, por ser siempre como fue: leal a sus principios y defensor a ultranza del medio de transporte ferroviario.
Ricardo Cal, murió a la edad de 85 años, había nacido en el año 1923.
Fue Instructor de locomotoras y Presidente de la Seccional Villars del gran Cia. General Buenos Aires. 
Fue vocal del gremio La Fraternidad y Presidente del mismo entre los años 1975/1977, año en que se jubiló. En sus última etapa de la vida, Don Ricardo escribió, siempre arraigado
a su contexto sociocultural y político ”Ferrocarriles en el mundo”,
“El chico de la cara sucia”,”Historia de Villars”, “Historia del Peronismo”
y “Lágrimas en el cielo”. En Villars lo homenajearon en vida, cuando el Intendente de General Las Heras Juan Carlos Caló decidió que la biblioteca de este pueblo adopte su
nombre, que siempre será recordado por la familia ferroviaria; los alumnos de la Escuela Técnica Nº1, quienes lo homenajearon con un busto por ser el ideólogo y asesor de la
restauración de la Locomotora La Poderosa (en la estación ferroviaria
local) y todo Marcos Paz, que lo querrá para siempre...

«Sos china el ferrocarril donde yo
paro la olla y sos la mecha que se
arrolla en el pico del candil.
Sos la sonrisa burlona que asoma
en el nivel, sos la llanta en el riel,
que hace mil garabatos y aquella
yunta de gatos grandes y perezosos.
Sos el vaivén de las crucetas y los
pesados sectores y también los
purgadores para espiantar los
sotretas.
Cuando estás muy enojada sos
como plasta en el horno, como llama
de retorno y como rueda planchada;
como un completo carguero con las
prensas reventadas bajo los soles de
enero.
Sos la escobita rabona, indiferente
y apática y sos la fuerza hidrostática
con que el patente funciona.
Sos la única soberana con tu escape
armonioso, con tu silbato fogoso que
despierta al vecindario. El humo es
penetrante y el reflejo del hogar que
te hace pestañar cuando pasas el
gancho. Hay que palear sin cargarte
demasiado, livianito adelante, pero
atrás bien cargado.
Siempre atento a los pormenores
hasta llegar a la meta, con prisa y
atención para la próxima parada. Ya
llegamos a la estación, la señal está
baja, la verde en el andén,
contraseña del furgón, firme el agua
y la presión. Para continuar el
recorrido, la vía
libre en el arco,
las tomas con a t e n c i ó n
porque es la autorización
hasta la p r ó x i m a parada…»,

Relata Ricardo en un fragmento del poema a la locomotora de vapor, en su libro
«Ferrocarriles en el Mundo »…Gracias por todo, y por tratarme con
tanto cariño.

miércoles, 28 de enero de 2015

Estación Marcos Paz (F.C.O.)

expr:id='"post-body-" + data:post.id' expr:itemprop='(data:blog.metaDescription ? "" : "description ") + "articleBody"'>
"Como toda estación de pueblo te invita a perderte a lo largo de sus vías transitadas de trenes que pasan cada tanto y en los cuales innumerables historias se tejieron de encuentros y desencuentros, de amores y traiciones, de despedidas y emociones..."



Fotos: Copyright - CacciolaDesigns - Todos los derechos reservados.




Marcos Paz, ciudad del árbol festejó el 25 de octubre de 1998 el 120° aniversario de su creación por la Ley 1244 de 1878. Pero el verdadero nacimiento del pueblo fue el 24 de diciembre de 1870, cuando el primer tren del ramal Merlo a Lobos arribó a la flamante estación Coronel Doctor Marcos Paz.
Allí vecinos, autoridades y visitantes recibieron junto a la Banda de Música al “progreso” que llegaba a través del ferrocarril y luego de un opíparo asado participaron del remate de lotes y manzanasque el comerciante de tierras. Ya en 1873 los comerciantes de tierras Cornelio Villar y Belisario Hueyo lotearon lejos de la Estación dando origen a los barrios de las Cuatro Esquinas y De la Cruz, siendo los donantes de la plazoleta y edificio de la primera Iglesia. Al mismo tiempo lotearon dando origen a otros barrios Don Juan Bonora y Don Enrique y Don Manuel Quintana.

El pueblo de Marcos Paz sería finalmente fundado por Juan Feijoó en 1871 sobre la línea del ferrocarril que corría entre Merlo y Lobos, pero recién en 1876 se realizaría el trazado, que estaría a cargo del agrimensor Carlos Chapeaurouge.

El poeta Mario J. Grand bautizó a Marcos Paz como el Pueblo del árbol, con un poema. Luego de una gran expansión poblacional, convirtiéndose así en ciudad, se la llama «Ciudad del árbol», muy acertadamente ya que sus calles son caminos de árboles cuyas copas en primavera-verano se juntan haciendo sentir al caminante que transita sus calles como si estuviese dentro de un túnel de árboles.

El primer tren que corrio llego a la Estacion de Marcos Paz a las 8:10 de la mañana, arrastrado por una locomotora de vapor que se anuncio con agudos silvatos. Ya frente al anden, los pasajeros descendieron en medio de los vecinos curiosos. Asi pudo obsevarse la presencia de autoridades nacionales, provinciales, de municipios vecinos y, sobre todo, de muchos interesados en transformarse en propietarios de algunos de los lotes para vivienda, quinta o chacrita que se rematarian durante la jornada.
A los acordes de una banda de musica y terminadas las efusiones de la llegada e inaugurada la Estacion, caminaron hacia la zona urbanizada por el comerciante de tierras Don Juan Manuel Feijoo, quien hizo trazar el futuro pueblo con una plaza y, en sus alrededores, manzanas de 140 varas de frente por 100 de fondo y calles perpendiculares y paralelas a la via.

El Legado ferroviario

Marcos Paz es lo que es por merito propio, en parte, tambien gracias a los ganaderos afincados en Lobos, que con la aparicion del tren impulsaron la creacion de un ramal en la region para agilizar el traslado de sus animales a la gran ciudad, como ya lo era Buenos Aires a mediados de siglo XIX.
El ferrocarril esta intimamente ligado con la creacion y desarrollo del distrito. Aunque la localidad se crea en 1878, el nacimiento del nucleo poblacional comenzo hacia 1870, con la llegada del ferrocarril a la llamada Estacion Coronel Doctor Marcos Paz.
El tendido de vias del Ferrocarril del Oeste y la habilitacion de la estacion en Merlo fue todo un adelanto en materia de transorte para la zona. El ganado pasaba de la carreta al vagon y con ello los ganaderos de Lobos consideraron que era necesario extender los rieles hacia el interior, para unir de este modo Merlo con General La Heras, Navarro y, precisamente, Lobos.
El 18 de Noviembre de 1859 el Senado y la Camara de Representantes de la Provincia de Buenos Aires sanciona la ley que autoriza la construccion de un ramal del F.C.O. que uniria Merlo con Lobos. Los trenes no solo transportarian hacienda, sino tambien pasajeros. El 1° de Mayo de 1860 el Gobernador Emilio Castro anuncio la obra.
Los trabaos demandaron mas tiempo de lo previsto y en lo que eran las tierras cedidas estaciones del Cuartel Tercero perteneciente al Partido de Merlo, comenzo a construirse una estacion que el 24 de Diciembre de 1870 fue finalmente inaugurada con el nombre de Coronel Doctor Marcos Paz.
El Lugar no fue antojadizo. Las locomotoras de laa epoca, impulsadas a vapor, tenian una autonomia que raramente superaba los 20 kilometros sin cargar el tanque. Por lo tanto, a 17 kilometros, 710 metros y 25 centimetros de la Estacion Merlo se construyo un tanque de agua y, por ende un edificio que seria la estacion.
Si bien en los primeros años el ramal no arrojo los resultados esperados, se estaba gestando el nacimiento de un nuevo poblado que, con el correr del tiempo, adquiria razgos propios. El transporte de pasajeros favorecio a la llegada de nuevos pobladores y estos abrieron calles, crearon instituciones y fueron dando forma a un pueblo que años despues tendria categoria de ciudad.
El ramal, el mismo desde hace mas de 140 años, no fue lo que se habia pensado. Los trenes del F.C.O. no se internaron desde Merlo hacia el centro de la provincia debido a que, en 1871, el Directorio del F.C.S. autorizo la construccion de lineas para unir las estaciones Altamirano a Azul y Lomas de Zamora a Guardia del Monte, sin tener en cuenta que el Gobierno Provincial se habia comprometido con los estancieros de esta zona a prolongar el ramal Merlo Lobos con Azul.
En 1876 se inauguro la estacion Azul del F.C.S. y el transporte del sector agropecuario empezo a viajar por sus vias, mientras que el ramal Merlo-Lobos lentamente entro en declive. Para 1891, Marcos Paz ya era una realidad pero el tren pasaba de manos al ser vendido por el Banco de la Provincia al capital ingles.
Por mas que en 1882 se construyo el ramal Lobos-Saladillo y seis años mas tarde el ferrocarril unia Lobos con Navarro, el trocha Merlo-Lobos "no logro integrarse para el desarrollo pleno de la actividad agropecuaria oeste, quedando con un colgajo en las tierras bajas de Saladillo y padeciendo hasta el presente los incomvenientes del trasbordo en Merlo", señalo en su obra Historia de Marcos Paz, la recordad Enriqueta Moliné de Berardoni.
Actualmente, la estacion del ex Ferrocarril Sarmiento se encuentra en la zona centrica de la ciudad de Marcos Paz. Es un centro de transferencia intermedio perteneciente al ramal que presta servicio entre la estacion Merlo y la ciudad de Lobos. En los ultimos años se planeo electrificar el ramal desde estacion Merlo hasta la estacon Marcos Paz.



"El pueblo del Arbol" le hace honor a su descripcion.



Desde el anden se puede ver el buen mantenimiento de todo el sector. Vias con vista hacia proximaa estacion, Hornos.


Fachada total de la estacion. Curioso es que todas las salas estan diseñadas para el ingreso solamente desde el anden. De izquierda a derecha: Sala de espera y boleterias, oficinas general del personal, encomiendas, telegrafo, casa del jefe.


Vista lateral de la estacion y al fondo el famoso tanque de agua descripto al inicio del informe.


Aislados, los baños publicos de la estacion, su construcion integramente en ladrillos a la vista.




Detalles de los bancos originales de la sala de espera.


Primitiva plataforma para lamparas a querosene fabricado por la empresa ya desaparecida de inglaterra, Linley.



Placas recordatorias en la estacion.



Pizarra original felizmente funcionando hasta la actualidad.


Tanque de agua que proveia a las locomotoras a vapor.


Los bancos en la galeria originales.


En la fachada posterior a la estacion no posee entrada alguna y hay como una especie de dependencia de chapa añadida a la misma.


Esta es la primitiva entrada y acceso a la estacion que todavia se utiliza.


Anden principal y vias hacia proxima estacion, Mariano Acosta.




Las palancas de accionamiento a las señales de entrada y salida de formaciones al predio ferroviario de Marcos paz fueron fabricados por la primitiva empresa, Railway Signal Company Limited, en Liverpool, Inglaterra.


La empresa fundada en inglaterra en el año 1881 inicio sus actividades al mismo tiempo que la conocida Westinhouse.





El brazo que contenia la manga para cargar agua a las locomotoras en punta de riel y vias hacia Estacion Hornos.


Sobre anden descendente hacia estacion Mariano Acosta.


Placa de fabricante en el tanque de agua para locomotoras, fabricado ni mas ni menos que la empresa "Ransomes & Rapier" en la localidad de Ipswich, Inglaterra. Esta empresa fabrico tambien los amortiguadores de punta de riel de la Estacion Once.

Ransomes y Rapier fue una de las principales fabricante británico de material ferroviario y grúas, de 1869 a 1987.

Ransomes y Rapier se formó en 1869 cuando cuatro ingenieros, James Allen Ransome (1806-1875) , su hijo mayor, Robert James Ransome (c.1831-1891), Richard Christopher Rapier (1836-1897) y Arthur Alec Bennett (1842- 1916).

RC Rapier había sido jefe del departamento de ferrocarriles de la localidad de Orwell, las  Obras de Ransome desde que se unió a la empresa en 1862. Cuando se dividieron los dos negocios se convirtió en el socio de ingeniería en la nueva empresa conocida como Ransomes y Rapier en las industrias siderúrgicas de Waterside.


El galpon de cargas frente a la estacion tiene todavia objetos destacados en epocas donde el F.C.S. dominaba en la zona.




En la platadorma del galpon, como refuerzo se utilizaron rieles unidos por unas curiosas eclistas donde se describe IFC Ltd., fueron eclistas indicadas por Inglaterra para ir a rieles de Africa, ademas figura el año de la misma, 1885.


Claramente los pernos que la sujetan se indica F.C.S., Ferrocarril del Sud.


El entorno de la estacion, y vias hacia proxima estacion, Mariano Acosta.


Primitivo sistema de accionamiento manual para el cambio y desvio hacia galpon de cargas.


Distancia de estacion Marcos Paz a Estacion Merlo.


En el final del predio ferroviario se encuentra este solitario vagon de cargas construido en madera. El mismo perteneco al primitivo F.C.O., fabricado en 1936 en los Talleres Liniers.



Debajo del mismo se nomencla el numero de serie y D.F.S., (Domingo Faustino Sarmiento), recordando a la llinea a la cual pertenecia.


"1915", muchas de las casas de esos años era costumbre colocar el año de inauguracion o termino de obra de la misma.



Las tranquilas veredas del pueblo.




ESTE INFORME ES DEDICADO AL INOLVIDABLE "RICARDO CAL", FERROVIARIO DE VARIAS LINEAS DE LAS PAMPAS BONAERENSES Y PARTE DE "LA FRATERNIDAD".

Que fuera a mediados de la década de los 70´presidente del gremio ferroviario La Fraternidad, que nuclea a los conductores de locomotoras.
Don Ricardo fue un ejemplo de dirigente sindical que muchos hoy tendrían que imitar. Le tocó presidir un gremio que siempre fue ejemplo de disciplina gremial y en donde la política (por ese entonces) quedaba de lado, al menos de la puerta del gremio para afuera, sólo se
intervenía cuando se tocaban los intereses de los representados. Le tocó lidiar en los peores momentos de la vida institucional del país, como fue el golpe del año 1976, estando al frente del gremio fraternal encarando con firmeza y actitud (junto a otros compañeros)
la no intervención de La Fraternidad por parte de los militares.
Fue una persona honesta en todo el sentido de la palabra, ¿de cuántos hoy se puede decir lo mismo?. Vivió y murió en su casa modesta en la ciudad de Marcos Paz, siempre con
la cabeza en alto y querido por todos, por ser siempre como fue: leal a sus principios y defensor a ultranza del medio de transporte ferroviario.
Ricardo Cal, murió a la edad de 85 años, había nacido en el año 1923.
Fue Instructor de locomotoras y Presidente de la Seccional Villars del gran Cia. General Buenos Aires. 
Fue vocal del gremio La Fraternidad y Presidente del mismo entre los años 1975/1977, año en que se jubiló. En sus última etapa de la vida, Don Ricardo escribió, siempre arraigado
a su contexto sociocultural y político ”Ferrocarriles en el mundo”,
“El chico de la cara sucia”,”Historia de Villars”, “Historia del Peronismo”
y “Lágrimas en el cielo”. En Villars lo homenajearon en vida, cuando el Intendente de General Las Heras Juan Carlos Caló decidió que la biblioteca de este pueblo adopte su
nombre, que siempre será recordado por la familia ferroviaria; los alumnos de la Escuela Técnica Nº1, quienes lo homenajearon con un busto por ser el ideólogo y asesor de la
restauración de la Locomotora La Poderosa (en la estación ferroviaria
local) y todo Marcos Paz, que lo querrá para siempre...

«Sos china el ferrocarril donde yo
paro la olla y sos la mecha que se
arrolla en el pico del candil.
Sos la sonrisa burlona que asoma
en el nivel, sos la llanta en el riel,
que hace mil garabatos y aquella
yunta de gatos grandes y perezosos.
Sos el vaivén de las crucetas y los
pesados sectores y también los
purgadores para espiantar los
sotretas.
Cuando estás muy enojada sos
como plasta en el horno, como llama
de retorno y como rueda planchada;
como un completo carguero con las
prensas reventadas bajo los soles de
enero.
Sos la escobita rabona, indiferente
y apática y sos la fuerza hidrostática
con que el patente funciona.
Sos la única soberana con tu escape
armonioso, con tu silbato fogoso que
despierta al vecindario. El humo es
penetrante y el reflejo del hogar que
te hace pestañar cuando pasas el
gancho. Hay que palear sin cargarte
demasiado, livianito adelante, pero
atrás bien cargado.
Siempre atento a los pormenores
hasta llegar a la meta, con prisa y
atención para la próxima parada. Ya
llegamos a la estación, la señal está
baja, la verde en el andén,
contraseña del furgón, firme el agua
y la presión. Para continuar el
recorrido, la vía
libre en el arco,
las tomas con a t e n c i ó n
porque es la autorización
hasta la p r ó x i m a parada…»,

Relata Ricardo en un fragmento del poema a la locomotora de vapor, en su libro
«Ferrocarriles en el Mundo »…Gracias por todo, y por tratarme con
tanto cariño.