viernes, 29 de agosto de 2014

Estacion Mendoza (F.C.G.O.A.)

expr:id='"post-body-" + data:post.id' expr:itemprop='(data:blog.metaDescription ? "" : "description ") + "articleBody"'>
"A pesar de ser inaugurado el Metrotranvia, que une la Estacion Mendoza con la Estacion Gutierrez en la localidade de Maipu que trajo tantas esperanzas con la restauracion de este tramo, la historica Mendoza no llega a cubrir lo que ha sido con el mitico B.A.P. El lamentable estado de la estacion nos entristece el alma..."


Fotos: Copyright - CacciolaDesigns - Todos los derechos reservados - 2013


En el año 1883 fue inaugurada la Estación, por parte del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, en el ramal de Retiro hasta ésta estación. Desde ésta estación, se desprende hacia el norte, el ramal desde ésta estación hasta San Juan.

El Ferrocarril B.A.P. de trocha ancha, parte de la terminal ferroviaria de Retiro, en la Ciudad de Buenos Aires, y se dirige hacia el oeste del país, atravesando las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, San Luis, Mendoza y San Juan. Nombrado luego como F.C.G.S.M. (Ferrocarril General San Martin) fue formado al nacionalizarse los ferrocarriles entre 1946 y 1948, ocupando vías que pertenecieran al nombrado Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, de capitales británicos.
Desde ese momento, fue operado en su totalidad por la pública Empresa de Ferrocarriles del Estado Argentino, luego Ferrocarriles Argentinos. Corrían trenes de carga desde y hacia el interior del país, servicios de pasajeros de larga distancia, servicios interurbanos entre ciudades del interior y servicios urbanos en el área del Gran Buenos Aires, entre Retiro y Pilar, a unos 55 km de Buenos Aires.
El expreso El Libertador brindaba un servicio de lujo entre Retiro, Junín y Mendoza. Llevaba únicamente coches camarote y pullman, y contaba con restaurante, bar, coche cine y bandeja porta automóviles. Otros trenes que circularon hasta principios de la década de 1990 fueron El Cóndor, también realizando el recorrido Retiro - Junín - Mendoza y El Aconcagua, que se extendía hasta San Juan y tenía escalas en las ciudades de Junín, Rufino, Laboulaye, Vicuña Mackenna, Justo Daract, Villa Mercedes ySan Luis.
El Ferrocarril San Martín poseía, desde 1886, enormes talleres en la ciudad de Junín, donde se realizaba la reparación y mantenimiento de locomotoras, coches y vagones. Allí llegaron a trabajar unos 6.000 operarios.
La estacion esta actualmente en ruinas, destruida y vandalizada por muchos años sin intervencion alguna de nadie para impedirlo y casi ya que se han robado la identidad ferroviaria de ella, pero no sus recuerdos y sus epocas de oro.
Fue ademas prendida fuego intencionalmente ya que habia muchas personas que se oponian a su demolicion para preservar su patrimonio historico cuando atras estaba el proyecto del metrotranvia.


El cabin original en epocas que reinaba el B.A.P. fue restaurado maravillosamente cuando el proyecto del Metrotranvia se puso en marcha, lamentablemente la historica estacion Mendoza no sufrio ese destino.


Pequeño anden techado donde antiguamente salian trenes locales de las tantas estaciones que posee la Provincia. El techo y la carpinteria es original del B.A.P.


Al fondo fin de via.


Particular tope de fin de via con un particular mensaje de su actualidad.


Y asi estan, los viejos andenes techados de la estacion Mendoza, aqui llegaban centenares de formaciones de pasajeros de los mas prestigiosos servicios.


Detalles de cuando las cosas se hacian bien.....mano del B.A.P. porsupuesto.



Aunque las chapas del techo se han saqueado todavia en pie su estructura como las paredes originales.


Lo mas triste es su interior, no hace falta entrar en detalles.


Alli se asoma lo que fue una especie de monumento o recordatorio a los viejos trabajadores ferroviarios que forjaron la vika y el progreso en Mendoza.


Las viejas e historicas puertas vandalizadas y prendidas fuego como asi los techos que ya no estan.


Un lujo poder ver esto en su lugar. Todavia testigo de epocas donde no existia la luz electrica el porta farol de los andenes con el grabado F.C.G.O.A. (Ferro Carril Gran Oeste Andino).

El Ferrocarril Gran Oeste Argentino (F.C.G.O.A.) era una compañía de capitales británicos, que hacia el final del Siglo XIX operó una red de ferrocarriles de trocha ancha (1,676 m) en la Argentina.
En 1887 se fundó la empresa británica Argentine Great Western (AGW), y el mismo año compró a la compañía estatal Ferrocarril Andino la línea de 518 km que conectaba Villa Mercedes en la Provincia de San Luis con la Ciudad de Mendoza y San Juan.
El FCGOA no construyó ni adquirió mas vías hasta entrado el siglo XX. Así es que recién en julio de 1901 se habilita la línea de Luján de Cuyo a General Gutiérrez y el 7 de noviembre de 1903, el ramal de Las Catitas a San Rafael de 184 kilómetros de longitud.
Con estos ramales en el norte de la provincia de San Luis y hacia el sur en la Provincia de Mendoza, la red del FCGOA se transforma en un sistema regional que satisfacía las necesidades de esta región productora de vino. Como resultado, el tráfico aumentó dramáticamente entre 1895 y 1905. En este tiempo hubo una dura competencia entre esta empresa y el Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico. Finalmente, por Decreto del 28 de mayo de 1907 se aprueba el convenio mediante el cual el Ferrocarril de Buenos Aires al Pacífico se hace cargo de la administración de este ferrocarril por el término de 20 años.

El Ferrocarril Andino (F.C.A.) fue una compañía estatal en Argentina que, hacia el final del Siglo XIX, contruyó y operó una red de ferrocarriles que conectaba Villa María en la Provincia de Córdoba con las ciudades de Mendoza y San Juan. Esta red fue vendida posteriormente a varias compañías de capitales británicos.
El FCA fue el primer ferrocarril del Estado en la Argentina, y fue fundada el 15 de noviembre de 1867 con la intención de enlazar las tres provincias de la región de Cuyo, San Juan, San Luis y Mendoza con la ciudad de Rosario, usando las vías del Ferrocarril Central Argentino cuya conexión hasta Villa María se había habilitado en 1867.
La aspiración a que las vías ferroviarias llegaran hasta la cordillera de los Andes y unieran un día los dos océanos se había manifestado desde los primeros proyectos de la Confederación, con la concesión del Ferrocarril Central Argentino, y más tarde cuando se trató de convertir al Ferrocarril Oeste de Buenos Aires en Ferrocarril Transandino. La necesidad de comunicarse con Cuyo seguía imponiéndose al pensamiento de los gobernantes, lo que llevó a la creación del "Ferrocarril Andino".
Este, el primer ferrocarril de propiedad nacional, tuvo su origen antes de que se terminarse la construcción del Central Argentino hasta Córdoba, cuando Decreto del 15 de noviembre de 1867, se dispuso a practicar estudios sobre la posibilidad de una línea que se uniera a aquél ferrocarril con algún punto situado entre Villa María y Villa Nueva, desde donde se extendería al sudoeste, con Río Cuarto como destino inmediato.
La prolongación a Mendoza estaba prevista desde la ley de 14 de octubre de 1868, en que se afectaba al estudio de nuevas líneas ferroviarias el dinero obtenido producto de los impuestos adicionales a la importación y exportación. A principio de 1870 se firmó un contrato con el señor Juan Simmons, de Londres, quien se comprometía a entregar la línea terminada en 37 meses, a un precio de 26.188 pesos fuertes la milla, los trabajos preliminares comenzaron el 25 de noviembre de ese mismo año.
Concluidas las obras en dicho plazo, el 24 de octubre de 1873, se inauguró el ferrocarril de Villa María a Río Cuarto, con un total de 132 km, y ese mismo día empezaron los trabajos para extenderlo hasta Villa Mercedes, en San Luis. Esta nueva sección se inauguró el 4 octubre de 1875, y el presidente Nicolás Avellaneda solemnizó la ceremonia con su presencia.
El gobierno había incorporado de tal modo a la red nacional 254 km de vía, que atravesaban regiones poco tentadoras para el capital privado y contribuían al designio fundamental de robustecer la unión de las provincias. Pero el plan oficial no consistía en la administración directa de las obras, para la que el Estado dudaba de su capacidad, en medio de las múltiples atenciones que lo absorbían en aquellos años difíciles.
De acuerdo con ese criterio, contrato la explotación de la línea, por cuatro años, con uno de sus constructores, el señor J. E. C. Rogers, a quien se impusieron diversas condiciones, entre ellas la de que la mitad de sus empleados fueran argentinos. El 20% de las entradas brutas durante los tres primeros años y el 25% durante el último, serían para el fisco nacional; proporción que aumentaría en un 5% si ellas excedían de 47 pesos fuertes por mes y kilómetro. El 13 de diciembre de 1879, se resolvió que el Consejo de Obras Públicas de la Nación recibiera el ferrocarril, y desde el 1 de enero de 1880 su administración quedó a cargo del Estado. El rendimiento del capital invertido era muy bajo; pero los servicios prestados por la línea beneficiaron extraordinariamente a las provincias de Cuyo, a pesar de que debían llevar sus productos hasta Villa Mercedes en tropas de carros.


Tristeza. Todavia quedan indicios de que se han hasta prendido cubiertas dentro de las salas.


Detalles de las columnas de los andenes techados. Lamentable el que puso el soporte del tensor de los cables electrificados del Metrotranvia en esa zona.


Anden principal y vias hacia proxima Estacion, Panquehua.


Nomenclador que se salvo al vandalismo extremo y de fondo los diversos andenes que poseia el predio de esta tan importante Estacion.


Fin de anden principal y vias hacia proxima estacion, Panquehua.


Anden principal con lo que fue el techo del mismo y al fondo se aprecia el fin del recorrido del Metrotranvia y vias hacia Estacion Gutierrez.


El estado actual de todo y vias hacia proxima estacion, Panquehua.


El brazo y manga de epocas del B.A.P. todavia en pie en el anden central.


Detalle general de lo que fue el techo de los andenes principales de pasajeros.


Señales de brazo de entrada y maniobras, al fondo se ve los galpones que utilizaba la ex empresa de cargas y locomotoras ALL.


Grabados B.A.P. (Buenos Aires al Pacifico) en cada tornillo que sostienen los tablones de las escaleras del puente peatonal.


Cada escalon, cada tablon se le ha dado una forma tan bella que es dificil no para a ver sus detalles.


Este chapon que esta en el piso, es testigo historico del paso de locomotoras a vapor por la estacion Mendoza. El mismo estaba colocado en el puente peatonal debajo del el para que la chimenea humeante no afectara a los peatones cuando pasaban las formaciones.


Entre los pastizales, una señal de brazo enana.


De lo que "restauraron" de la estacion Mendoza para que arribe el Metrotranvia se encuentra a modo decorativo esta historica locomotora Locotractor Afne Cockerill T 10213 con colores de FA y faltantes diversos y un vagon de madera furgon que supuestamente en su interior se encuentra una maqueta del ferrocarril trasandino. 





Tapa del engrasador de eje, recuerdos de la Industria Nacional Argentina de siglo XX.


Asombro fue encontrar esta plataforma giratoria para locomotoras a vapor original del historico B.A.P. que se encuentra muy cerca de la punta de anden principal de la estacion Mendoza.





El tope de riel donde hacia maniobras la locomotora a vapor cuando entraba en la plataforma giratoria.


FO.ME.DE.FE. (Foro Mendocino para el Desarrollo Ferroviario) con una reciente placa colocada en el cabin de la Estacion Mendoza para no olvidar el ultimo tren que partio de dicha ciudad.

2 comentarios: