lunes, 3 de marzo de 2014

Estacion Once y su Hall central

expr:id='"post-body-" + data:post.id' expr:itemprop='(data:blog.metaDescription ? "" : "description ") + "articleBody"'>
La magnifica......

Fotos: Caccioladesigns - Todos los derechos reservados.

Una pasada mas como de costumbre por esta magnifica estacion que muchos ignoran su historia diariamente...
Me puse mas detallista ese dia, y me dio curiosidad que habia dentro, en sus entrañas, de como seria su diseño por dentro....
No esperaba encontrar semejante belleza, y ahi estaba......

Once de Septiembre es una de las tres más importantes terminales ferroviarias de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Inaugurada el 20 de diciembre de 1882, está ubicada en el barrio de Balvanera en inmediaciones de la Plaza Miserere. Denominada comúnmente Once, su nombre conmemora el 11 de septiembre de 1852, día de la rebelión de la provincia de Buenos Aires contra el gobierno federal y posterior secesión de la Confederación Argentina. 

De estilo neorrenacentista, la estación Once fue construida por el arquitecto holandés John Doyer (1862-1939) entre los años 1895 y 1907. En 1972, se realizó una reforma en medio del hall central: las naves metálicas que techaban los andenes fueron destruidas con buena parte de los muros exteriores y una construcción típica de esa década partió en dos las líneas del edificio. 

La estación cambió su nombre a 1 de Marzo en 1951, en conmemoración de la nacionalización de los ferrocarriles ocurrida en el año 1948. En 1955, tras el golpe de Estado que derrocó al gobierno peronista, volvió a su nombre anterior.


Vieja postal del edificio a principio de siglo XX.


En su interior lo primero que encontramos es esta impactante escalera que domina la sala.


La carpinteria, sus ventanales y techo son originales.




Lo que queda de sus epocas de oro, aqui estaban todas las oficinas de telegrafo, encomiendas, etc....muchos trabajadores que se comunicaban con las estaciones mas lejanas....



Todavia queda ese reloj de diseño ingles que tantas horas supo dar.





Lo mas impresionante es esta pintura, que orgullosamente corona el hall....los primeros pasos del ferrocarril en la Argentina con la Porteña.



Viejos ascensores que han sido algo modernizados peor todavia mantienen su encanto....


El detalle de la salivadera con la inscripcion F.C.O.

Según cuenta el arquitecto Ernesto Reyna Morgan en la colección Patrimonio Argentino, editada por ARQ, en 1896 se inauguró sobre Bartolomé Mitre y la avenida Pueyrredón un pequeño edificio, compacto, con frentes simétricos, con un patio central coronado por una claraboya de vidrio a cuatro aguas. Lo proyectó un arquitecto holandés, Juan J. Doyer, y su destino fue el Edificio de Pasajeros. Pocos años más tarde (1899) se lo replicó volumétrica y estilísticamente en la otra esquina de Pueyrredón, para que funcionara allí la Bolsa de Cereales. Aún puede verse sobre su fachada el busto de Mercurio, alusivo a la actividad original del inmueble.

Pero lo más curioso es que en el año 1907, para ampliar nuestra conocida Terminal de Once de Setiembre, el mismo Doyer decidió unir los dos edificios existentes, el de Pasajeros y la Bolsa de Cereales, con un volumen más alto. El esquema compositivo utilizado por el arquitecto holandés reprodujo el esquema del Edificio de Pasajeros original: dos cuerpos iguales a los costados y en el eje de simetría otro más alto e importante, una estrategia similar a la que utilizó en 1898 Francesco Tamburini, como ya describí en esta columna (ver “La Casa Rosada es asimétrica” en arq.clarin.com), cuando por pedido de Julio A. Roca unió a través de una gran arcada el Palacio de Correos y Telégrafos con el de Ministerios para darle forma a la actual Casa Rosada.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario